viernes, 5 de octubre de 2012

La cerveza y la maternidad no combinan






Hola amigos, después de 11 largos meses (los 9 del embarazo más los 2 que tiene el bebé) hoy al fin me he hecho el tiempo de escribir.


Antes de comenzar, quiero agradecer todas las invitaciones a las que no pude ir, ahora, si me quieren invitar, avísenme con tiempo para encontrar niñera.

Y es que cuando digo que la cerveza y la maternidad no combinan, es que realmente es una permutación imposible, por que cuando estamos abriendo nuestros manjares, ella estalla en llanto, así es que entre pañales, mamaderas, consuelos eternos, no sé ni lo que abrí.

Volví a mis andanzas, pero un vasito de Kross Lupulus me mareó, una Volcanes de chocolate me dio náuseas y 2 latitas de Stella me dieron acidez.


Así es que tuve que comenzar desde cero, primero por que perdí mi súper poder, ese que me hacía aguantar entre 8º y 10º, segundo por que mi presupuesto se ha visto un tanto reducido debido a la enorme cantidad de menesteres que trae consigo un neonato y tercero, ahora mis catas han sido desde el hogar, en la terraza, en la cocina y hasta arriba de la cama......quién me ha visto y quién me ve, yo que estuve en finas catas en elegantes hoteles, invitada estrella en lanzamientos, ahora me veo toda despeinada, a veces sin ducharme esperando a que Save My Day llegue con la promo que mi querido comensal compró para mí y también esperándolo a él, casi con tersianas para que asuma el relevo.


Hoy la enana ha llorado casi todo el día, por que sí y por que no, he aprendido que los bebés sufren, que la maternidad es hermosa pero ruda y que hay alguien que realmente no puede vivir sin mí.


Mi querido compañero ha llegado con una St. Bernardus Prior 8 que ha tenido la supremacía de eliminar el sentido de la audición, le hago el cambio de mando y me voy a mi terraza, esperaré despierta hasta la papa de las 3.





viernes, 2 de diciembre de 2011

Tírate un Post!


Así me dijeron, así que lo haré. Pero antes debo decir que estoy sorprendidísima con la cantidad de visitas que han pasado por Cerveceándola, muy agradecida.

He tenido botado este sitio, pero no ha sido por falta de material, al contrario, en los próximos meses solo serán recuerdos de mi mundanal vida llena de excesos como me dijeron por ahí algunos envidiosos.

Ha sido mi vida de esclavo la que no me ha permitido escribir ni una línea, trabajo trabajo trabajo.

Comenzaré contando que he descubierto que cada vez somos más consumidores que, hartos de beber "chicha de calcetín", "sonrisa de tigre" y cochinadas tales que nos causan terribles resacas, dolores estomacales y hasta tiritones de repente, sin haber abusado del brebaje, nos hemos decidido a decir basta!, y a exigir, por sobre todo, calidad y variedad.
Así no más.

Cada vez tengo más amigos que me preguntan dónde pueden conseguir cervezas artesanales. Siempre les doy los datos de los lugares donde las venden, ya sean supermercados, botillerías, restaurantes o pubs, pero esta vez les voy a dar el tremendo dato.



Conocí un lugar llamado Zapata Imports (creo) El local queda en el barrio Victoria, en San Diego con Victoria de hecho.
Ahí, estimados, es el paraíso. Oh sí.


Mis mejores cervezas las he comprado en este lugar.
La tienda es linda y estilosa, además aquí fabrican la Barrio Victoria que es una muy buena cerveza, y la primera vez que fui me hicieron un pequeño tour donde me mostraron cómo fabrican su cerveza.


Los precios son buenísismos, sale más a cuenta que hacer pedidos por internet, te las puedes llevar heladitas, además hay promos y siempre que voy hay algo nuevo!.

Así que les recomiendo ir!!!!

lunes, 21 de noviembre de 2011

Brutal Hops de Rothhammer.



Fui al lanzamiento de la Brutal Hops de Rothhammer, una Doble IPA, suculenta y poderosa.Dicho evento se llevó a cabo en la Cervecería Nacional y fuimos demasiado bien atendidos y además pudimos compartir experiencias con otros cerveceros, claro que yo, a pesar que llevo ya un par de años en esta Ruta del Saber, sigo siendo solo una consumidora, pues en el mundo cervecero, hay que saber muuuuuchas cosas.
Hay personas que con solo oler la cerveza pueden saber cuántos y qué lúpulos tiene el brebaje, así no más.

Hay otros que se saben todos los nombres de las maltas y otros que saben a cuántos grados centígrados el lúpulo queda mejor......Chanfle, pienso,

Así que como consumidor, les puedo decir que la cerveza en cuestión es muy buena, 7,2º, con aromas diferentes que evocan plantas tal vez, tiene una espuma maravillosa que no se acaba nunca, muy cremosa, y su sabor es algo dulce al principio, pero el final te da un zamarrón que te levanta, te da vuelta y te deja sentado otra vez, jamás sentí un amargor mejor, sin duda, otro sabor.

Y estando allí, mi comensal y yo empezamos a tener trascendentales conversaciones sobre esta cerveza, de cuando recorríamos pubs buscándola y nos da gusto ver cómo le han puesto todo el arrojo a su producto.
Desde la presentación hasta el vaso, la dedicación está a la vista.


Mi comensal es un gran diseñador, él me cuenta muchas cosas de publicistas y diseñadores, algunas son muy aburridas, pero otras son súper interesantes, como la calidad de papeles, tintas, conceptos y lo que trata de evocar cada diseño en las etiquetas de los productos.



El me dijo algo muy cierto, y es que la mayoría de las etiquetas de las cervezas evocan algo antiguo o "rancio" y que pocos se la juegan por la modernidad y por la diferencia.
Eso es lo que me gusta de esta cerveza, que todo la hace ser dispar.

Me despido, y recuerden no beber nada que sea en base a arroz o tendrán la peor caña.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Cerveceandola en las Vizcachas.



El pasado sábado fui en compañía de mi muleta y comensales varios a la Feria de Cerveza Artesanal en las Vizcachas.

He de decir, que para la otra debo recordar llevar mi propio vaso de vidrio o algo semejante, pues el sabor a plástico fue el predominante en mis degustaciones, desde la cerveza de menta hasta la de berri (sabores que realmente no son para mí, una mujer impetuosa y de esfuerzo), con el mismo sabor y que además ya no estaban ni dando vasitos tipo dedal, y con mi mismo vaso degusté cada una de las cervezas, así que, lamentablemente, queridos expositores, he de decirles que todas las cervezas sabían a bigoteado (jerga etílica chilena que alude a los restos de vino en un vaso, o que ha pasado por varios bigotes, en este caso, los míos y de comensal)

Me pregunté el por qué de tan pocos stands, y llamó poderosamente mi atención el de ropa de bebé a crochet....en fin...

Para seguir, me pregunto, ¿¿¿¿por qué el baño está tan lejos???, llegaba a nuestra sombra junto a Súper Mario Bross y ya tenía ganas de hacer aguas otra vez, ahí, al pie de un árbol, ya que NADIE quiso compartir una silla conmigo, así fue, igual como cuando te subes al metro o a la micro y se sube la embarazada o la viejita y te haces el dormido o miras para otro lado....así mismito.



En vista y considerando estos antecedentes, podría decir que la feria no fue el mejor evento, pero los precios de las cervezas lograron hacerme feliz y traer un buen cargamento a mi hogar.

Allá me gustó la Cerveza Amadeus, dark, muy buena, con un aroma tal vez frutal, y un sabor a tostado al final. Muy refrescante, no sé nada más de ella.



Y también una Brugge, que hace sus cervezas con recetas belgas, con harto sabor y cuerpo, con más lúpulo.

Esta fue una Pale Brugge de 6º, un bonito color cobrizo y aroma frutal, de sabor dulce al principio y con el amargor preciso para volver al final dulce otra vez.
Muy agradable, me gustó, habrá que probar a sus hermanas Wit Bier y Belgian Ale.


Y así terminó mi jornada, ya un poco aburrida, cansada y adolorida, emprendí el retorno a mi hogar con una mochila de avituallamientos que pronto compartiré.

sábado, 5 de noviembre de 2011

YO NO FUI AL OKTOBERFEST 2011


Recluída en mi hogar me encuentro desde el pasado viernes pues me sometí a una intervención quirúrgica para corregir a mi fallada rodilla izquierda.

Cuando fui a la clínica a pedir hora para esto, llevaba toda mi energía puesta en otra fecha, pero el doctor me dijo el viernes!, ahí sentí como mi lentito corazón comenzaba a palpitar de pura pena ya que hoy 9 de Octubre sigo sin poder caminar bien. Tengo la patachula.

Todo el año esperando, de verdad sufrí y he sufrido por tener que estar en casa y perderme la mejor oportunidad para abastecerme y de probar cervezas nuevas.

Pero mis queridos, tampoco hay ley seca, así que a continuación van varias que he catado en estos eternos días de vida contemplativa.

Capital Pale Ale, 5º, su color es dorado y es muy refrescante, con toques dulces y final amargo y como frutado, me gusta esta cerveza, además la puedes encontrar en varios supermercados. Yo antes la había tomado en el Victorino en el barrio Lastarria.



Cerveza Holsten premium, 5º, de esta pilsen elaborada en Hamburgo, me trajeron una lata de medio, la primera impresión es genial, bonito color dorado claro, espumosa (pero dura muy poco), y dulce. Va perdiendo toda su gracia con el pasar de los minutos hasta convertirse en "casi" agua amarga. Pero es recomendable pues pasa facilito, jeje.




St Bernardus Prior 8, de 8º, esta cerveza es de origen belga y es dark, tiene un color café oscuro y al servirla presenta poca espuma, tiene aromas frutales y acaramelados, tiene un sabor tostado y dulce y no es muy amarga, es muy buena, bébanla. En el supermercado la encuentras a 1.800 pesos, la botella pero en pubs supera los 3.000 pesos.




Y esta joyita, por la cual tuve que atravesar Santiago hasta encontrarla, obtuvo medalla de oro en la Copa Cervezas de América, se trata de Selva Fría Stout, 8º, elegida la mejor cerveza chilena. Es realmente notable. Oscura y con una espuma duradera, tiene un aroma achocolatado, es cremosa de final amargo y algo dulce, los 8º grados son poderosos. No recuerdo su precio pero superaba los 2.000 pesos.



Y por último la Cerveza del Puerto, de la cual conocía su versión shop, esta Pale Ale me la trajo uno de mis seguidores. Su color es cobrizo, y su sabor me pareció como a limón y algo dulce, de 4, 5º, es súper refrescante. Tiene un sistema para abrirla diferente, una tapita estilo lata.


Y así termina este post, espero estar recuperada para la feria que será este fin de semana en Las Vizcachas.
Gracias por leer Cerveceándola!!!!!!!!!

miércoles, 12 de octubre de 2011

Con la ayuda de mis amigos.

Esto de ser cervecera y bloggera me ha convertido en una persona muy influyente entre mis amigos. Siempre me piden que pida por ellos, sugerencias y lo mejor, lejos lo mejor, siempre me regalan cerveza y me llevan para que catemos todos juntos.

Así es como un día llegó el Primer Acólito a mi hogar con una mochila llena de cervezas, Kross y Edelstoff.

Le pregunto cuánto pagó por eso, ya que en el supermercado son muy caras y me sentí triste por que mi querido amigo gastara dinero y avergonzada por que yo debía cocinar y me dio flojera y compré papas fritas, galletas, algunas pastas y frutos secos. Así soy, me engaño diciendo que soy práctica, cuando en verdad soy una paja (vaga).


Amigo, ¿dónde compraste las Kross?.
P.A: Las cervezas Kross las compré a través de la página de Kross,ahí aparece la opción de hacer el pedido de la caja que tú quieras y ellos responden a través de un correo en donde te envían el número de cuenta corriente para que uno pueda hacer el depósito.

La caja de 24 cervezas Kross cuesta 21.000 y pico máas el despacho a domicilio queda en 24 mil.
Zúmbale, pienso que igual es caro, pero también pienso que valen lo que cuestan.

¿Y cómo conseguiste las Edelstoff?.
P.A: Las cervezas Edelstoff las compré por medio de una promoción en Cuponatic, una vez que compras debes pagar de forma on line, te entregan un comprobante de pago y la fecha en que debes ir a retirar la compra.

La Caja de 24 cervezas Edelstoff costó 12 mil si mal no recuerdo estaba con 50% de descuento.

Qué buen descuento, pienso, y hay dos que no conozco, yupi, gracias Diosito por que tengo este amigo, del cual protejo su identidad por que no quiero compartirlo.


Y cuéntame, a esta altura, ya mi hermano, ¿qué servicio fue mejor?,
P.A: El de Kross impecable, rápida respuesta a la solicitud de compra, amables tanto telefónicamente como por correo, un dato anecdótico fue que las cervezas me llegaron al domicilio que yo solicité sin ni siquiera haber pagado aún mi compra.

El de Edelstoff es difícil de evaluar porque fue por medio de Cuponatic, por lo tanto el protocolo de atención es distinto aunque no se escapa mucho de realidad. Quizás la única crítica es que al comprar no puedes ir a retirar de forma inmediata sino que tienes que esperar un par de días.

Ahora les contaré que esa jornada catamos Barley Wine, 10º, de la que ya he comentado.


Porter, a quién ya le dediqué unas palabras.


Golden Ale Berries, 4,2º, sobre la que me detendré a expresar mis sensaciones.


Resulta que esta cerveza es muy muy rara para mí.
Demasiados aromas juntos, a dulce, a flores, tal vez algo cítrico. Mucho sabor a fruta. La verdad es que no me gustó.
La abrimos, la probamos y la dejamos ahí mismo. Somos demasiado rudos para estar bebiendo cosas con olor a flores.


De las cervezas Kross, nada que decir, me gustan, sobretodo la Kross 5, de mi favoritas, Comensal me trajo una el otro día.


Un día mi hermano me sorprendió con cerveza Duff, la que encontré bien buena, con el amargor justo, aromática, la que hay aquí en Chile es la versión Golden Ale, pero en pubs es carísima, 4 o 5 mil pesos.



También tengo unos amigos nuevos que conocí en el curso de inglés, ellos me hicieron recordar mis peores tiempos, de cuando bebía Escudo y mis cañas duraban días. Bueno, Escudo no ha cambiado nada, sigue siendo como un fatality.
La verdad es que tengo más, pero no quería dejar de hacer este post antes del Oktoberfest.
Como siempre, gracias a todos los que visitan este blog.
Salud.